La casa

Esta casa singular, fue fundada en 1932 por Obdulia y Paulino de la Riva. En aquel pequeño figón muy cerca de Príncipe de Vergara se cocinaba un primer plato de Alubias de Ibeas o unas Lentejas con Chorizo. Esas legumbres o quizás unas Patatas guisadas con Costillas, las Verduras de la huerta presentadas con unos garbancitos Pedrosillanos eran el inicio de aquellas comidas de una clase obrera que continuaba su almuerzo con lo que les habían preparado en casa y que traían  en aquellas tarteras que adornaban la chapa de la cocina de carbón de la antigua Casa De la Riva, después un Flan o un Arroz con leche casero y a veces café de puchero. Seguramente poco o muy poco cobraría Paulino o su hijo Daniel por aquel asunto.

Año a año fueron cambiando las costumbres, también los comensales y por todo ello también la oferta.Con el paso de los años Pepe, el yerno de la cocinera se fue encargando de las mesas, mientras Daniel De la Riva el hijo de Obdulia lo hacia de la cocina, poco a poco fueron consolidando la fama de aquella Casa de Comidas a donde todo el mundo quería ir pero siempre conservando esa “singularidad” que tanto gustaba a su clientela, no importaba esperar, pero no se quería un De la Riva plural ni tampoco impersonal

Desde el año 1980 la nueva ubicación en la calle Cochabamba 13 no le hizo perder ese sabor a tradición, todavía le atenderán personas que conocieron la antigua dirección y en las mesas, también si tiene buen ojo descubrirá a Don Ricardo o a Don Jorge, a Jaime, Boni, o a Eduardo, a Carrasco, Miguel, a los de la de la partida del viernes, clientes de toda la vida que siguen disfrutando de lo que en esta vuestra casa nunca va a cambiar, buena comida, servida con simpatía en un lugar de amigos y con tiempo de sobra para disfrutar de la sobremesa. Este ambiente tampoco le pasa desapercibido al que llega por primera vez, le gusta y en seguida se siente como en casa, De la Riva sigue siendo singular en el sentido numérico, no hay clones de esta casa, pero también sigue habiendo un enganche personal, los que  vamos a servir y a cocinar para ti nos conocemos bien entre nosotros, conocemos a nuestros clientes y también las viandas que vas a comer, quien nos las sirve y porque durante tantos años.

De la Riva conserva su horario tradicional y original todos los días de la semana de 13 a 18 horas. Este horario excepcional en Madrid, en un local de sus características, tiene su razón de ser en la propia calidad de la comida y del servicio y tanto los clientes como los que trabajan en este restaurante lo valoran muy positivamente. Solo por fuerza mayor abrimos en horario nocturno, tu cumpleaños, cena de amigos o de empresa, reunión familiar.…., es sin duda una razón de peso para que la casa y todos nosotros nos pongamos a tu disposición para preparar  una cena singular.